¿Qué sería de la vida sin...?, columna

¿Qué sería de nuestra vida sin…

Dragon Ball Z

Querido lector, antes de seguir con el resto de la columna, quiero que juntos hagamos un pequeño ejercicio. Espero te guste ¿Listo?

Primero, ponte de pie. Si estás muy cansado o tienes demasiada flojera, entonces sólo aléjate un poco de la pantalla y relaja los brazos, déjalos caer. Después de unos segundos, álzalos nuevamente y estíralos exactamente arriba de tu monitor. Ponlos de frente, es decir, en una posición en la que las palmas de tu mano queden de frente.

El paso siguiente es, pegar las muñecas. Recuerda esos momentos de la infancia. Si es necesario, levanta un poco la mirada. Respira profundo. Escucha tu exhalación. Concéntrate, este momento es vital para que el ejercicio funcione. Desde el interior, saca un gruñido que retumbe en tu garganta y repite con fuerza bravía las siguientes palabras:

-KAAA- Rápido, frunce el ceño – MEEEE- De nuevo, aumenta la voz – KAAAAAAA- Con ganas,¡ tu puedes – MEEEEEEEE- libéralo con todo tu poder, vengaaaa HAAAAAAAAAAAAAAAAAA!

Esta estúpida, pero divertida dinámica, tenía como propósito una cosa: Que recordaras lo que hacías cuando eras un niño. ¿Lo has olvidado? Por supuesto que no. Las palabras que pronunciaste arriba marcaron tu infancia. Tu vida. Existirán muchísimas caricaturas o ánimes de gran calidad relevantes para nosotros. Series como Los caballeros del zodiaco, Las tortugas ninja, Samurai X, Los thundercats, Pokemón o Super campeones, pero sólo hay una que ha volteado el universo al revés y es ni más ni menos que Dragon Ball Z.

La animación (antes manga) creada por Akira Toriyama modificó nuestra percepción de la vida. Cambió nuestras creencias. Nos hizo sentir cosas que antes no encontrábamos ni en los sueños. Tal vez los treintañeros sean muy viejos para admitirlo y los que recién cumplen 20 no hayan gozado de esta descomunal caricatura, pero estoy seguro que cualquiera que tenga entre 23 y 28 años siente un escalofrío en la columna cuando escucha la palabra Supersayajin.

No sé si sea por sus increíbles peleas, su acción descomunal, su cruel pero atinada forma de contarnos la vida y la muerte o porque desde pequeños vivimos acompañados de Gokú ( con Dragon ball) pero es incuestionable la influencia que genero sobre cada uno de nosotros las aventuras de los guerreros Z.

No importa que sea el kaioken, el massenko , el makancosappo, si es Dodoria,  Nappa,  Frezzer, Cell, Magin Buu. Si era bubbles, diggory o los ogros. Si fuese Krilin, Gohan, Piccolo o Vegeta, cualquier personaje de la serie, por insignificante que pareciere, era parte de nuestro cotidiano andar. Ningún infante en la actualidad sabrá la angustia por la que atravesábamos al saber que canal 5 repetiría por cuarta ocasión la primera temporada antes de que las fuerzas especiales Ginyu llegaran a Namekusei o los meses que esperamos el glorioso momento en el que, después de tanta especulación de la naciente internet, Goku se transformará en el legendario Supersayajin.  No, no lo sabrán. Las caricaturas de ahora son infames, y los padres de esta época no dejan ver a sus pequeños otra cosa que no sea Dora le Exploradora o Ben 10. La verdad, el único 10 que necesitamos contar, son los minutos que tarda el planeta de Piccolo en hacer implosión por los ataques de Freezer, ¡nada más!

Todo este relato viene a colación porque estamos a nada de disfrutar de un nuevo capítulo de las travesías de nuestro héroe favorito. Con todo y voces originales, aquellas que le impregnaron de personalidad a los muñecos que se movían en la televisión. Así es mi estimado lector, Mario Castañeda, Rene García y el genial Carlos Segundo (entre otros)  vuelven para regalarnos 120 minutos de nostalgia llegadora. Un camino se está labrando para que nuestra generación vuelva a sentirse invencible, poderosa y levante los brazos para donarle energía a Goku, y pueda él, con su brillante corazón, hacer una Genkidama que salve a nuestro amado planeta una vez más. Yo lo haré, con o sin la ayuda de Mr. Satan.

Lamentablemente llegamos al final de esta nueva entrega, pero no importa lo que suceda, sonreiré el día de hoy y el de mañana, porque tú y yo fuimos testigos de uno de los sucesos televisivos que grabaron época en la idiosincrasia nacional. Sé que no estoy sólo, sé que a donde volteé habrá alguien que pueda repetir conmigo el Kame Kame Ha a todo pulmón. No lo intento, pero si tratará, no podría imaginarme que sería demi vida sin Dragon Ball Z ¿y tú?

Les dejo lo que para mi, es el mejor momento de mi vida la serie

4 thoughts on “¿Qué sería de nuestra vida sin…”

  1. tantas historias, comparto un par:

    1.-Primera vez que vi la serie, haciendo zapping encontré la escena donde goku lleva comida a bulma me llamo la atención y quede pegado ala serie durante mas de 15 años

    2.-En la primaria juntar las tarjetas era toda una odisea,el único album que junte fue el de dragon ball Z ( y eso porque cambie unas tarjetas especiales de dragon ball por estas de panini)

    3.-Los que viven en Veracruz recordaran la legendaria tienda “bruno” (creo que así se llamaba) donde ahorita esta la gotita de miel en plaza mocambo, el chavo conseguía capítulos adelantados en vhs y hablados en japones de la serie. También ahí se podía conseguir todas los Ovas

    4.-Odie Dragon ball GT

    5.-Un amigo logro descargar todos los capítulos de dragon ball z una semana antes que cerraran megaupload

    Bueno tantas historias,hasta el día de hoy me junto con varios amigos para ver las ovas y serie,dragon ball para mi significa tanto, no por la serie en si, si no por todos los momentos que viví con amigos y con mi hermana (único gusto que tenemos en común)

    Parafraseando otra serie que me cambio la vida: “como decir que algo es fantasía cuando te ha afecta tanto en tu vida”

    Para mi dragon ball significa tanto que seria imposible describirlo, abrazos miope

    1. Enrique ¿Quique? jaja, Primero quiero pedir una disculpa por no haberte respondido antes los comentarios de DBZ y Pixar, Los vi en mi celular y luego se me olvidó. Creo que todos los que nos gusta DBZ vivimos importantes momentos gracias a la Serie. Incluso, algunos no son muy gratos. Me acuerdo que mi mamá me prohibió ver la serie después de que Gokú derrotara a Freezer. Fue un momento devastador. Tenía que hacer peripecias para ver los capítulos de Trunks del futuro. Fueron en sí mis primearas escapadas ( aprendiendo de papa morris desde tiempos ancestrales ) pero en lugar de beber, me iba a casa de mis amigos a ver la caricatura. Años después, me desquité viendo una y otra vez la serie, algo parecido con lo que me ocurrió con los simpsons, irónicamente la dos caricaturas que más me han gustado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s