revisiones

Las orejas valen la pena. La vida secreta de Walter Mitty

mitty

El proceso que supone, dar el brinco de la actuación a la silla del director no debe ser complicado, especialmente si se tienen las ideas claras. En la industria cinematográfica, como en casi todas las demás, es importante conocer a las personas correctas, saberte mover en el medio y sacar ventaja de tu reputación.

No es que yo sepa algo de lo anterior, solo es una hipótesis que creo es cierta. De lo contrario, no tendríamos tantos actores que se han convertido en cineastas. Desde Clint Eastwood hasta Joseph Gordon Levitt han pasado por la mencionada metamorfosis y la mayoría, de hecho, han sido acogidos con agradables opiniones. No obstante, como en todo, hay quienes son bien valorados, devaluados y sobre valorados. Para mi, el histrión que dirige la cinta que nos ocupa hoy entra en la categoría de los infravalorados, pues mucho se ha dicho sobre la falta de originalidad que impera en el cine occidental y él ha comprobado que en Hollywood, todavía hay mucha tela de donde cortar.

Por supuesto me refiero al versátil Ben Stiller, aquel que puede vestirse de Avatar en la ceremonia de los Oscars y salir con el orgullo intacto. El modelo novio de Mary que puede acabar con el gimnasio Joe pernoctando en un museo. No solo es su don para trabajar en cualquier tipo de película cómica, sino su increíble adaptación al negocio que le da de comer lo que lo hace tan exitoso. Como actor, sin llegar a ser brillante, es siempre cumplidor, pero como director, es excelente. Sus tres últimos  trabajos (Zoolander 2001, Tropic Thunder 2008) han venido a demostrar que la comedia no está peleada con la frescura y que solo se debe saber por donde llegar.

En la Secreta vida de Walter Mitty, Stiller parte de un guion cautivador -apenas- inspirado en la historia de James Thurber, para dar vivo ejemplo de lo que señala mi tesis y lo complementa con una fantástica fotografía y un magnífico acompañamiento musical. En la cinta nos cuenta los anhelos, traumas y sentimientos de un hombre que padece un avanzado problema de divagación, causado por el vacío que provoca el dejar que la vida pase y, la sorpresiva búsqueda que emprende para darle a su inocua existencia, un sentido.

Es gracias a una fémina (el mejor catalizador existente) que Mitty busca despertar de su letargo y dar el paso que hace falta para tener una vida mas satisfactoria. A pesar de los errores de ritmo, de las exageraciones y del previsible desenlace de los acontecimientos, La secreta vida de Walter Mitty es una obra que nos hace sentir muy bien, pues termina siendo un creativo relato de cómo un hombre soñador supera las expectativas que tenia de si mismo, además, la autenticidad de la historia y la adaptabilidad del señor Stiller, le proveen de un extraño encanto a la película, que suma interés también, gracias a la ironía del contexto ficticio y la palpable transición que ocurre en el plano de la realidad.

Aunque en esta ocasión la cinta es suigeneris y no la podemos considerar como una comedia en su totalidad, sí podemos darnos cuenta de que Stiller sigue aportando al género, tanto como actor, como director. Con La Secreta Vida de Walter Mitty, Ben Stiller le grita al mundo que sabe hacer bien las cosas, que tiene lo necesario para seguir ascendiendo y que las ideas que salen de esa cabeza que sostiene entre sus dos grandes orejas, valen la pena.

3 lentes °°°

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s