revisiones

El pobre Guy Ritchie. The man from U.N.C.L.E.

the-man-from-u-n-c-l-e

  • Resumen: El agente estadounidense Solo e Illya, miembro de la KGB deben resolver sus diferencias para enfrentar un enemigo en común que busca, como bien saben, destruir al mundo.
  • Actores conocidos: Henry Cavill, Armie Hammer y Hugh Grant (si, lo leyeron, Hugh “comedia romántica” Grant)
  • – Público recomendado: ¿Te gustan las intrigas internacionales y las películas de Guy Ritchie? Si puedes pasar por alto actuaciones mediocres entonces ve a verla.

Divorciado, calvo, cuarentón, ¡disléxico! Fracasado como director de videos musicales y poco valorado como realizador de cine. Dios mío, en definitiva, cualquiera pensaría que ser Guy Ritchie no ha de ser fácil.

El oriundo de la Gran Bretaña, nacionalidad impresa de manera recalcitrante en sus filmografía, es la muestra perfecta de que a pesar de las circunstancias, te puedes hacer de una posición que no es despreciable, lo mismo que le sucede a su  más reciente producción, The man from UNCLE.

Ritchie debutó hace cerca de 20 años, nadie le auguraba el espacio y la solidez con la que cuenta ahora, sin embargo, después de interesantes trabajos como Snatch: cerdos y diamantes, Rockandrolla o Sherlock Holmes: Juegos de sombras, se ha ganado el respeto de muchos, valor que lleva consigo un enorme ‘PERO’; la expectativa.

Cuando uno como espectador va a ver una cinta de Ritchie al cine, espera un vuelco en la butaca y es cierto que con El Agente de CIPOL (como se le conoce en español) no lo encuentras. La cinta se desarrolla muy lenta, casi exasperante y hay momentos en los que no le ves fin al tormento. Lo bueno es que, con el correr de minutos y el acoplamiento de los protagonistas (unos Henry Cavill y Armie Hammer bastante sosos al principio) la película va agarrando forma y el cineasta encuentra el ritmo donde mejor se desenvuelve (historias paralelas que se cruzan al final).

Si tuviéramos que resumir, diríamos que El Agente de CIPOL es un largometraje elegante construido por un incansable y seductor acompañamiento musical que redimensiona los acontecimientos del relato. No obstante, le falta  de chispa por la nula carisma de los héroes y una edición poco arriesgada en sus primeros dos actos casi tiran al traste este decente filme de agentes secretos.

Empiezo a cuestionar, que tan parecidas tienen que ser las adaptaciones actuales a las series originales de las cuales se inspiraron, ¿cuánta esencia deben rescatar? Como muchos sabrán, Agente CIPOL fue una serie televisiva de los 60 cuyo núcleo argumental radicaba en la extrañeza de combinar un espía yankee con un agente de la URSS. Obviamente, para aquel entonces, resultaba irónico y hasta agresivo que estas dos naciones, que peleaban siempre por la hegemonía del sistema político que predicaban, podrían unirse para salvar al mundo.

Hoy el escenario ha cambiado. Por la situación geopolítca actual, este argumento ya no resulta tan neurálgico y, aunque la puesta en escena ambientada de la época que propone Ritchie y su director de arte es excelsa, el guion palidece ante le encrucijada de la trama, provocando lo que comentábamos más arriba: que la primera mitad de la película sea tediosa.

Nunca vi la serie original y, hasta la semana pasada no sabía de su existencia, pero si Hollywood, sus guionistas y directores, quieren seguir extrapolando la creatividad de las pasadas décadas a nuestra época, entonces deberían entender que la forma en la que se cuentan los hechos tiene que ser más aventurada, porque la gente que vive en el nuevo milenio no se conforma con un par de transiciones novedosas o actores de moda (bueno, mucha gente si se conforma, pero nosotros no, que estamos leyendo esta revisión para saber si la película nos estimula lo suficiente).

Pobre Ritchie, otra cosa que no le sale como él hubiese querido. Me gustaría compadecerme más de él, pero recuerdo que de hecho su posición no es –nada- despreciable. No se divorció de cualquier mortal sino de Madona, la calvicie y edad le sientan mejor que el ridículo peinado veinteañero que presumía en su juventud y su dilexia nunca ha sido un problema para hacernos entretener. Se los dije y se los vuelvo a advertir, el director es como su película, a pesar de tanta traba, de ser engorroso y por poco un desperdicio, es lo suficientemente buena como para perdonarle sus abultados defectos.

2.5 lentes 00/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s