revisiones

Hace mucho tiempo, en…Star wars: The Last Jedi

Star_Wars_Episode_VIII_The_Last_Jedi_Word_Logo.svg

  • De qué trata: Rey se encuentra con Luke y le pide ayuda para que la resistencia pueda derrotar a la Primera Orden, la cual está a punto de apagar  la chispa rebelde.

El termómetro marca 17 grados pero en la habitación se siente más frío. Agarro mi sudadera con gorro que parece túnica Jedi para taparme, prendo la pantalla, abro Netflix y le doy play a “Una nueva esperanza (1977)”. Comienza la melodía y aparecen las líneas que te dicen cuando, donde y porqué hay conflicto en la galaxia. Me dispongo a ver el origen de la aventura mientras escribo este texto.

Con esta breve rutina busco inspiración. Quiero descubrir lo que hace tan especial a Star Wars, develar su secreto. Desde hace dos días he pensado en ello pero como hay muchas posibilidades aún no logro sacar nada en limpio ¿Será el imponente villano? ¿O a caso la música de John Williams? Podría ser el factor del “elegido” o los nombres geniales,  el elenco, la imaginación, los efectos especiales, la épica espacial, los robots, las naves, la mitología Jedi, el lado oscuro o simplemente que es una buena historia.

La respuesta sigue sin forjarse, por eso, a pesar de que fui a ver “The Last Jedi” el jueves en la madrugada con la intención de evitar spoilers y publicar la reseña lo más pronto posible (cosa que no logré) he decidido que hoy es un buen día para escribir, porque, a pesar de que la interrogante sigue abierta, de una cosa si estoy seguro: sea lo que sea que haga de la Guerra de las Galaxias la franquicia cinematográfica por antonomasia, el último episodio de esta trama es la que menos se parece a sus antecesoras, y es el que, desde mi punto de vista, ha fracturado, para bien o para mal, la atmósfera “Warsiana” que ha imperado desde hace 40 años.

Debido a esto, es necesario hacer dos evaluaciones, como cinta y como pieza fundamental de un conjunto mayor. Empecemos con la calidad individual, valoración en la que “The last Jedi” tiene balance positivo. Sus atributos empiezan con un ritmo interesante, sobre todo en la segunda mitad y una narrativa que se siente agradable. Los personajes presentados en “The force awakens (2015)” continúan desarrollándose y crecen mesuradamente pese a estar bajo la sombra de la inevitable auto comparación con Han (Poe),  Luke (Rey)  y Vader (Kylo). No puedo expresarme bien de los efectos especiales ni de la trama porosa de esta trilogía a la que le sigue faltando cohesión pero sí lo haré de la dirección de algunas escenas de acción que no se habían usado antes y del fan service que incluyó el director -y guionista- Rian Johnson. Las actuaciones son lo bastante decentes para cumplir con el paquete (tampoco es que se necesitara el talento de Meryl Streep).

starwarlukeEs cuando evaluamos la cinta como parte de un todo y vemos el panorama en general que se viene el gran alboroto, fuente de largas discusiones entre aficionados de la saga. Como si se tratase de la princesa Leia con el imperio, el episodio 8 se rebela a la fórmula que gobernaba inexpugnablemente hasta ahora combinando chistes innecesarios, diferentes estilos de transiciones, personajes clonados flagrantemente, escenas de acción inéditas, giros de tuerca y una que otra agradable sorpresa. Desde luego que este desvío causa conflicto, por las expectativas sobre este segundo capítulo, el predecible emparejamiento con El Imperio Contraataca (1980) y el peso gigantesco que cargaba desde el estreno de su predecesora. Para ilustrar mejor este análisis tendríamos que citar algunos ejemplos explícitos que arruinarían el gozo de alguien que no ha visto la película pero, para dar una muestra diremos que desde la explicación de la esencia de la fuerza, la orden Jedi, la revelación del villano, algunas situaciones que se volvieron mundanas y sobre todo, las formas de ejecutarlas, son una bofetada a los que estábamos acostumbrados a 8 películas (incluida Rogue One), más de 5 series animadas y muchos videojuegos, usando las mismas estrategias.

Las cuadrilla rebelde está por destruir la estrella de la muerte y Luke ya escucha a Obi Wan a través de la fuerza. Se acercan los créditos donde aparece en azul el nombre del que fabricó toda esta fantasía que nos hace debatir con amigos, familiares y extraños. Es hora de cerrar esta revisión y lo haremos con una reflexión y una pregunta. La reflexión sería que, como ventaja de su insubordinación hacia el universo de Star Wars, “The Last Jedi” ya no se siente como una copia bochornosa de las primeros tres filmes (como lo fue “The force awakens” de Episodio IV) y esto, después de tantos productos que nos ha dado Lucasfilms, es de agradecer. Como desventaja, tenemos a muchísimos aficionados de hueso colorado que se pueden sentir traicionados y fuera de lugar al no disfrutar del mismo sentido épico, tonalidad, formas y  mística que tanto ha gustado a través de los parsec y, siendo La Guerra de las Galaxias la madre de las franquicias, esas cuyos fragmentos ya no pueden ser criticados aisladamente, el embone del octavo episodio con el resto, llega a ser decepcionante. La pregunta, evidente y consecuentemente solo puede ser la siguiente: ¿de qué lado se encuentran ustedes?

3 Lentes

2 comentarios en “Hace mucho tiempo, en…Star wars: The Last Jedi”

  1. A pesar de que mis sentimientos se encuentran divididos sobre la película, tengo una cosa segura, es una gran reseña.

    Siempre es un gusto leerte 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s