revisiones

Historias. Roma, de Alfonso Cuarón

roma

  • De qué trata: Roma enfoca su cámara en una mexicana que realiza las labores domésticas, vive y comparte con una familia que tiene sus propios asuntos pendientes.

Hablar de Roma de Alfonso Cuarón es hablar de una sala que se va llenando poco a poco y que al terminar la función queda en silencio. No es un estreno cualquiera. No hay largas filas ni personas desvelándose para curar su ansia. No habrá una taquilla final, no hay palomitas, refrescos ni personas que usen el cine solo como pretexto. Hablar de Roma de Alfonso Cuarón es hablar de una película absolutamente diferente.

Logotipo de Netflix en blanco y negro. Un avión se ve reflejado en el agua con la que Cleo lava el patio de una casa de familia acomodada del Distrito Federal de los años 70. Arrancamos. La experiencia de estar frente al recuerdo expulsado de las entrañas del director (que además escribe, edita y fotografía) es mágica.

Con un nivel de detalles impecable en el que hasta el polvo y las paredes cobran vida, con una mezcla de sonido barroca y absorbente que te sitúa inmediatamente en la escena. Con una fotografía exquisita, íntima y, sin duda, una dirección alejada varios kilómetros por delante de lo que nos suele cautivar, Roma logra evocar un México oculto en el rincón emocional de cada espectador que está mirando la pantalla. Cuarón inunda con nostalgia, empatía, familiaridad, apego y angustia cada hueco de nuestra memoria sensitiva.

roma-cuaronLa lista de aciertos es interminable. Desde la dirección de actores o la interpretación protagónica de Yalitzia Aparicio hasta la protesta social contemporánea.  No sabría cómo continuar describiendo lo que acabo de ver. Desearía con todo el corazón que tú, como lector, pudieras sentir con las palabras que te dedico, una centésima parte de lo que viví gracias a la belleza de esta obra. Compartir las imágenes, los silencios, el retumbar de mis sentidos o el aliento de mis pulmones, pero no, mi pluma no está a la altura de la maestría de Cuarón. Te invito a que disfrutes de esta emoción en el cine, no solo porque ayudarías a que Roma siga siendo un hito que rompe paradigmas comerciales y artísticos. Te invito porque como cinéfilo, mereces contemplar la obra de Alfonso en toda su grandeza y exigencia. Con la paciencia que solo te puede brindar un retrato auténtico, apasionado y sublime, de las calles, las personas, las clases sociales, la infancia, el machismo, las costumbres y los problemas que nos moldean como cultura y como individuos.

Roma es México. Roma somos tú y yo. En el antes y en el ahora. En los recuerdos y en los sueños. En el concreto gris, el llano arenoso o el cielo iluminado. En los hechos, las mentiras y, las historias, que cada uno de nosotros, podemos contar.

5 lentes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.