columna

Godzilla vs Kong

Para el momento que escribo estas palabras, todos hemos leído, escuchado o visto, el hype que generó el trailer de Godzilla vs Kong. Entre memes y apuestas; insultos y bromas; o simplemente, alguna opinión, todos hemos consciente o inconscientemente, elegido un bando. Hoy vamos a subirnos al tren pero desde el enfoque del análisis cinematográfico. Para saber quién gana estos madrazos, analizaremos las últimas entregas de estas franquicias.  

Diseño ¿Qué monstruo se ve mejor?

Aunque para mi no es el principal aspecto a considerar, si lo es para mucha gente. Qué tan chingón se ven los monstruos en pantalla. El diseño de Kong es humanoide retomando el presentado en la película original de 1933. Evidentemente tiene rasgos de gorila pero camina en dos piernas, sus manos y brazos son muy parecidas a las de un humano y su cabeza es más redondeada, no tan ovalada. Godzilla hace lo propio. Gareth Edward y su equipo de diseño de personajes se alejan del cuerpo estilizado del Godzilla de 1998. Para estas películas achatan la cabeza, engordan las caderas y distribuyen más las púas; muy parecido también al modelo original de 1954. 

Veredicto: Aquí tenemos que dárselo a Godzilla. Posiblemente el apartado más atractivo para elegir su bando (además de sus gran cantidad de poderes). No solo se ve como un dragón demoledor, también es alto, trabado y hace que los gordos nos sintamos orgullosos de él. Incluso los villanos de la lagartija mutada ganan. Un gran acierto. 

Dirección. Películas bastante genéricas

Aunque ambas películas modernizan el aspecto audiovisual, cabe decir que son cintas a las que les hace falta mucha personalidad. Incluso la película de Roland Emmerich, “experto” en catástrofes globales, tiene un sello personal (si así le puede llamar) tanto del autor como de la época en la que se filmó, ya no se diga el Kong de Peter Jackson o el de Merian Cooper y Ernest Schoedsack. No todo es negativo, tanto el trabajo de Edward como de Vogt-Roberts tienen momentos destacados, como cuando los paracaidistas caen para desarmar la bomba en San Francisco o la llegada de los militares a la Isla Calavera. Eso se ve chido.

Veredicto: En este apartado se lo damos a Jordan o lo que es lo mismo, a Kong. No solo es la escena mencionada, también el uso de cámaras lentas, el montaje, las apariciones de Kong y los pequeños detalles visuales (cuando ponen una bala en un arma o avientan un cuchillo) le dan la ventaja. 

Desarrollo. El menos peor 

Historias completamente renovadas, ambas encausadas a encajar en el crossover. Por un lado, la de Godzilla, en la que intervienen los gobiernos y la corporación Monarch cuando un evento desconocido golpea fuertemente a Japón. Por el otro, tenemos a la misma corporación pero en modo aventura (van a buscar los problemas) y no receptiva (esperan a ver que pasa).

Veredicto: Kong. Aunque las dos puestas en escena son típicas y sin mucha originalidad, la de Godzilla cae en ridículas acciones de los humanos que participan en ella: el doctor que dice que los dejen pelear (presumiendo que esa pelea va a ser mejor que aventar una bomba atómica), los militares que primero ejecutan un plan y ese plan es el que desencadena el problema del climax, la poca aparición de Godzilla, las polillas como villanos son tristisimos y en general una película bastante gris. A Kong no le va mucho mejor pero, al menos el chango aparece desde el principio dos veces, tiene mucha más participación y, aunque los militares siguen siendo las liendres de la trama, se ajustan a un modelo de película bélica, es decir, coroneles y soldados traumados por la guerra de Vietnam que no quieren dejar la lucha por falta de propósito a su regreso. 

Lo que falta. Música, aspectos técnicos y un par de curiosidades

En este round las cintas de los monstruos se dan buenos encontronazos. En verdad es una lucha muy pareja. Los efectos especiales son buenos en ambos casos, la música se la lleva Kong con su soundtrack de rock setentero pero el score es para Godzilla y vaya, hasta las dos películas son protagonizadas por vengadores, Loki, Fury y Capitana Márvel en una y; Quicksilver y la Bruja escarlata en la otra, sin mencionar al genialísimo Bryan Cranston. 

Veredicto: Empate. De poder a poder. Es cierto, ninguna es brillante sin embargo son películas que entretienen, que no tienen los excesos de producciones como Rampage (que por cierto tiene otro gorila gigante) y que al menos, tiene lo mínimo para causar un revuelo con su próximo cruce. 

Bonus. Un poco de historia

A lo largo del texto se mencionan los años en los que los monstruos hicieron su primera aparición. Godzilla es probablemente el más popular de todas estas bestias. Ha tenido muchas adaptaciones tanto japonesas como estadounidenses, series animadas y es un ícono en la península nipona. No obstante, Kong es casi casi su padre. El chango se presentó en el cine naciente, hace 90 años y sigue siendo, sin exagerar, una de las mejores películas de aventuras que existen. No solo eso, también es el fundador cinematográfico del arquetipo de la “Bella y la bestia”, es una de las producciones más ambiciosas en efectos especiales para su época, contiene elementos de animación y fue el causante de la fascinación por este tipo de seres. 

¿Veredicto? Empate, LOS DOS SON GENIALES.

Marcador final: 

El gorila se lleva el encuentro (4) 3-2 (3) en una disputa muy cerrada. Ojalá Godzilla vs Kong esté igual de pareja y sea tan emocionante como para satisfacer las expectativas que ha levantado. Ahora si, let’s get ready to ruuuuuuumble!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .